Se ha producido un error en este gadget.

martes, 2 de noviembre de 2010

la crisis de la sociedad postmoderna

¿Que es la modernidad?

 

La Modernidad es una época interesada profundamente en conquistar la naturaleza, interesada en doblegar la naturaleza para que entregue sus secretos. El hombre moderno está interesado en expandir los márgenes del conocimiento y del mundo, para él hay todo un entorno que espera ser descubierto. Ya no hay mitos, ni magia, y hace tiempo que los dioses están en retirada. El hombre se ha subido al trono del mundo y quiere gobernarlo, librando una batalla por él mismo. Es el hombre por el hombre.

 

En el caso de la Postmodernidad el hombre es ese "ser" desencantado y desangelado que se desengaña de un mundo heredado a la fuerza. Un "ser" débil, que a causa de las grandes "desgracias" que acompañan la primera mitad del siglo XX, decide apostar por el placer, el confort, lo superficial, lo trivial, lo singular. Que decide olvidar su condición humana y junto a ella la tragedia del "alma cristiana", olvidando tanto, para no ver, pero sobre todo, para no pensar.

 

De Indianopedia

Se conoce como postmodernidad un conjunto de fenómenos e ideas que emergen desde la segunda mitad del siglo XX, configurando el mundo de forma determinante a principios del siglo XXI. Normalmente nos referiremos a la postmodernidad como una de estas tres cosas:
  • Una actitud filosófica crítica frente al discurso Moderno que pone en cuestión las epistemologías fuertes centrándose en la deconstrucción etimológica de los relatos con los que la Modernidad se cuenta a si misma y desnudando su significado en términos de poder social constituyente de identidad. Esta posición filosófica que conduce a un inevitable relativismo epistemológico servirá de sustento legitimador a la explosión de subjetividades que caracterizará el periodo histórico marcado por el fin de la guerra fría (1989) y la expansión de Internet.
  • Un periodo histórico caracterizado por la multiplicación de agentes, subjetividades y discursos. Tras la caída del muro de Berlín (1989) se hace evidente el fin de la era polar. Aparecen fenómenos como el swarming o la netwar, avanza la globalización y las viejas divisorias del mundo económico, como la relación empresa-consumidores, se transforman y desvanecen, cambiando consigo la naturaleza de las instituciones articuladas por el mercado. En el fondo hay una evolución de las topologías de red subyacentes desde un modelo descentralizado (pocas identidades gestionadas y controladas desde los nodos de poder) a un modelo distribuido. Esa multiplicación de nodos y voces y la aparición del primer medio de comunicación distribuido, la blogsfera, darán la base material de el estallido de diversidad e identidades característico de la época.
  • Una actitud estética irónica respecto a la actitud de las vanguardias y las pretensiones sociopolíticas del Arte reconocido académicamente que por contra se plantea con mirada renovada al arte de masas, la cultura popular y las creaciones a lo largo de la historia del arte de subjetividades (arte hecho por mujeres, arte afroamericano, etc.) tradicionalmente fuera del discurso de la cultura moderna.
Sin embargo todo es confuso y contradictorio para la Postmodernidad. En momentos el sujeto postmoderno se esfuerza por continuar con el arquetipo ideal de vida de la Modernidad, aunque no le sale y le "queda mal". Parece de a ratos esperar que el "cadáver moderno" se levante y termine su función, revelando así, los frutos de una época no terminada (Habermas).
Las misma instituciones y subjetividades de la Modernidad siguen relinchando por la calles postmodernas.
Los dos siguientes párrafos fueron escritos por Pedro Bugani, a pedido del Autor:
"Y los padres postmodernos, que "cumplen" su función materna y paterna, desentendiéndose afectivamente de sus hijos y abandonándolos de manera permanente en las más diversas instituciones, de la mañana temprano hasta el anochecer, se excusan de su deserción -ideológicamente justificada en "proveer con el pago en dinero a la educción global de los niños", pero, sosteniendo fervientemente que "el tiempo es oro", y el oro se acumula, y no se "gasta en tareas secundarias como la de disponerlo para el acompañamiento de sus niños", -trabajo éste el de atender a los descendientes, no rentable por otra parte-, también se enojan si en la escuela sus hijos, seres individuales, no aprenden ciencias Modernas."
"La familia burguesa postmoderna envuelta en las redes de la telecomunicación permanente, y la constante comunicación con colectivos imaginarios no-presentes, cuya mejor representación es el llamado "teléfono personal, ícono estupendo del individualismo, la ansiosa soledad en los sentimientos y la falsa "vida privada"; familia burguesa postmoderna, (inexistente ya, en su desintegración, por el desvanecimiento burgués de la función materna y paterna en pos de y por sostener las ideologías del individualismo a ultranza, los valores de la voluntad de poder, el "según tienes es lo que vales", la apropiación infinita, el consumo de todo lo que sea, esté y exista, el reemplazo de la sexualidad por el "tener sexo", el desencanto por la vida y la existencia humana, la ruptura de todo encuentro y sostén de solidaridad, y el abrazo de la transgresión de la ley como modo de vida, agotada por entregar su libertad a cambio del trabajo y la sobreactividad permanente en busca del éxito, el reconocimiento, la apropiación constante, la desestimación de los sentimientos) mira -detrás de sus acaudaladas y confortables residencias, tras las rejas construidas para su protección, aislamiento y manifiesta exclusión de la vida social comunitaria-, como gentes que bajan por doquier de carros tirados por caballos, se abalanzan para ver que cosas hay de comer, en esas bolsas negras, que el saciado burgués haya tirado." Pedro Bugani.
Postmodernidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada